La revolución democrática de Oaxaca

Diez años y dos días después de que el país obtuviera la alternancia en el poder ejecutivo federal, Oaxaca y los oaxaqueños concluyen ese sueño largamente anhelado que tuvo un camino lleno de pesadillas, violencia endemoniada, miedos que se creían de nacimiento y una esperanza que siempre, ¡siempre!, se negó a morir: el Partido Revolucionario Institucional ha caído en Oaxaca y con él han caído ochenta años de régimen autoritario, asesinatos selectivos y secuestro de opositores.