Cogerse a la libertad. La sexualidad, lo más privado de lo público

¿Y si no me caso soy políticamente incorrecto? La revolución sexual sigue como la mata, dando y dando. Si hace 50 años, todavía era “pecado divino” ser homosexual, hoy pueden andar por la calle con mayor libertad y han mandado al “pecado divino” a su lugar de origen, la iglesia. …