El sexenio de Gabino Cué ha desgastado lo suficiente la transición política en Oaxaca como para generar el desencanto ciudadano que pueda permitir el regreso del PRI.