Secuestros en Oaxaca (2012 – 2014)

Es uno de los delitos a la alza en el país. Oaxaca no es ajeno a esa tendencia, solo del 2013 a septiembre 2014, los secuestros han tenido un incremento de 24.3%, según la organización Alto al Secuestro.

Oaxaca es el noveno estado del país con más secuestros de diciembre de 2012 a septiembre del 2014 (93), por encima de Nuevo León, uno de los estados más productivos del país y donde el poder adquisitivo de sus habitantes se puede volver atractivo para la banda de secuestradores. La pregunta básica sobre el problema puede girar ¿por qué es atractivo para los secuestradores un territorio pobre como Oaxaca?

Aunque la lógica puede señalar que los secuestros se deben dar en sociedades con poder adquisitivo elevado, esto no es así, pues otros factores, como la corrupción en las esferas de gobierno y la inoperancia de las fuerzas policiales, como estar coludidas con las propias bandas del crimen organizado, permiten que el secuestro sea sistemático. Ese es el ejemplo de Guerrero (463) que se localiza en la tercera posición, empatado con Morelos, del índice que hace Alto al Secuestro.

Los hechos de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa muestran que cuando la autoridad no cuenta con el poder suficiente, cada quién aplica su ley.

El escenario de Guerrero no está lejos del escenario de Oaxaca, donde los sindicatos, movimientos sociales y líderes políticos se reparten el territorio y el gobierno del Estado solo negocia con ellos la posible administración del problema.

En efecto, el mejor escenario para que la incidencia delictiva aumente y la delincuencia profundice sus delitos, es cuando un gobierno está ausente o es omiso al aplicar la ley. Esto es precisamente lo que puede explicar por qué Oaxaca está en entre los 10 estados con más secuestros.

Al lado del secuestro, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en Oaxaca se han denunciado hasta septiembre 2014, 76 delitos de extorsión, más del doble de los secuestros que tiene registrado en este año esa base de datos gubernamental (27). El dato alarmante es que en lo que va del año se han denunciado 202 delitos sexuales (violaciones).

Por supuesto las cifras desde 2012 a septiembre 2014 entre Alto al Secuestro y el gobierno no coinciden. La organización de la sociedad civil tiene registrados 91 secuestros, mientras que el gobierno solo 80.

A pesar de ello, los datos muestran que Oaxaca está padeciendo, como una tendencia sostenida, al crimen organizado, sin que las estrategias del gobierno para contenerlo y luego comenzar a erradicarlo, funcionen. Las mujeres pueden vivir con miedo ante la cifra de delitos sexuales. Al mes 22 mujeres son violadas en Oaxaca, o al menos esas 22 denuncian su violación.

Los oaxaqueños prefieren pagar una extorsión, pues viven con miedo, ese es el principal factor para que la extorsión resulte, que el ciudadano tenga miedo por no contar con la autoridad.

Lamentablemente desde el inicio del gobierno de Gabino Cué se observó una tendencia a preferir el olvido de los secuestrados, como fue el caso de Paula Moreno y Maydelith Sulem Carmona. El gobierno de Oaxaca solo actuó cuando en los secuestros estuvo involucrada la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, SNTE, sea como víctima o victimaria.


Una versión de este artículo se publicó en la revista Mujeres de Noviembre 2014