La sinceridad de las palabras

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. mayo 29, 2012

    […] escucho a Sicilia, recuerdo el discurso de Mario Vargas Llosa cuando recibió el Premio Nobel de Literatura, sus discursos pueden estar alejados, pero los dos conducen a la búsqueda de la felicidad, la cual […]