Posters de dos de octubre

2 de octubre... no se olvida...

Para mi padre, secuestrado a finales de los setenta

Y principios de los ochenta.

Párrafo en primera persona

Oaxaca de Juárez, Méx.- Tuve que mirar entre los carteles que están en las paredes para tratar de recordar los años que han pasado de aquel lejano 2 de octubre de 1968, que no viví. Nunca he sido ni seré de aquellos que se mofan de las actuales marchas que se realizan para conmemorar a nuestros muertos, no los míos, no los tuyos, ni los de él, sino de la historia de México. Por supuesto, me da lástima ver el triste recorrido de los dos de octubre en Oaxaca, no sólo son patéticos, sino el claro reflejo de la ignorancia hacia el futuro. No estaba seguro de si eran 41 o 42 del dos, ahora sé que son cuarenta y uno de sacar de su sarcófago a los líderes sesenta-y-ocheros.

Primer poster

Pensar el 68, es pensar sobre lo que se sabe y se ha escrito. Al final de cuentas, todas las corrientes en México coinciden en que fue una matanza contra inocentes que se creyeron el cuento de una libertad que no existía en un régimen autoritario.

No faltará el pendejo que nos diga que esto fue una dictablanda1, pues anda buscando grandes cantidades de muertos para aprender la dureza del régimen. Vamos, no busquemos ponerle número al cadáver. La muerte que hace un Estado hacia sus habitantes siempre es la más injusta y cruel, pues el Estado se debe a sus habitantes no a la inversa.

Con el paso de los años, se sabe que el 68 ha sido un parte aguas importantes a nivel mundial. La cuestión viene cuando se intenta delimitar su objetivo, pues muchos movimientos no tenían como fin la instauración de un régimen democrático, sino la expansión de los sectores políticos del país. El caso de México es este, el 68 es el ‘antes de… después de…’ de la historia contemporánea de nuestro país, sirvió para expandir las libertades y demostrar a la sociedad mexicana que las cosas podían cambiar, pero sería complicado el largo proceso para cambiar las cosas. Otra cuestión, es afirmar que el objetivo del movimiento del 68 era democrático, pero sí contribuyo como antecedente a la transición democrática.

El 68 y 2006 se parecen en eso, nunca lograron esbozar características claras para crear un régimen democrático de gobierno y sí mostraron un discurso similar a aquellos que se promovían desde la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, donde el régimen mató al igual que mató el régimen nazista, fascista y el imperio estadounidense en América Latina.

Poster dos.

Al 2006, le va a pasar lo mismo que al 2 de octubre de 1968, pero en menos años. Me explico, la mitificación del dos de octubre sólo ha servido para glorificar una parte de la historia oficial, digamos que la historia no oficial, pero permitida, tolerada, por el Estado Mexicano. Esto ha impedido que se construya una historia, fuera de los encantos de la crónica y la novela, que nos permitan saber hacia dónde iba el movimiento y cuáles eran sus verdaderos objetivos.

La misma aparición del mito del 68 ha permitido que en torno a él se hable de cientos de cosas que no tienen que ver con lo que en verdad sucedido; por supuesto, lo más rescatable hasta este momento del dos octubre, sigue siendo la rebeldía de los jóvenes que mostró que la sociedad mexicana siempre estaba en constante movimiento.

Lo preocupante a 41 años del 2 de octubre, es que casi nadie de los que marcha, ni de los que hablan de rebeldía, revolución y democracia, saben ¡qué diablos! paso ese día en la Plaza de las Tres Culturas. Mucho menos saben que pasó en la lucha de las izquierdas y derechas de esos años, los muertos que costó la democracia y por qué murieron, el significado de las muertes y los desaparecidos.

Poster tres.

El 2 de octubre, como las playeras del ‘Che’ Guevara y Cuba se han vuelto más un viaje al diseño que al fondo de las cosas. La mayoría de los que portan estas playeras, las llevan porque se ven bonitas o muestran rebeldía, pero no saben por qué causa.

Tristemente, este es el mensaje de las manifestaciones del dos octubre y lo rescatable: saber que diseño pop se le ocurrió a un diseñador ‘disque’ revolucionario o simplemente marigüano.

Desde la acera observo la repartición de papeles que invitan a la revolución del proletariado, aquel que se revela en las calles pero no en sus trabajos. Se escucharán consignas que revivan a Marx, Lenin y Castro, este último no muerto, pero jamás podrán responder ante los asesinatos de estos líderes, como el fallo de sus proyectos.

Posters vivientes llenarán las calles de la conmemoración del 2006 en dos o tres años, sin haber logrado comprender que buscaban los movimientos sociales y gremiales en ese año, más allá de ‘la caída del tirano’ que combatieron.

1

 Este término lo he escuchado dos o tres veces, siempre en el sur del país, no se a que se deba. La primera vez fue en Mérida, Yucatán, después en Chiapas y ahora en Oaxaca.

Nota: Publicado a principios del mes de octubre 2009 en el suplemento político Ágora del diario Despertar

One Comment

  1. Gerardo

    Buena nota, y coincido contigo que las marcha que se realizan por el trágico 2 de octubre, un 95% no saben ni lo que paso realmente ese día, y solo lo ocupan para pintar las paredes, o hacer sus destrozos, dañando así la imagen de nuestro estado, y con tristeza veo que son más jóvenes cada año que participan dando muestra de ignorancia de un hecho tan trágico pero a la vez inspirador. Estaremos al pendiente.

Comments are closed.