AMLO en #ForoCNN. #DiarioDeCampaña D26: César Mendoza

abril 24, 2012

AMLO y su anuncio de campaña. Foto by: chanssoto

Valió la pena la espera de #ForoCNN, un formato nuevo para que el político, el medio de comunicación y el ciudadano puedan interactuar.

El programa ha sido lento en su inauguración, se debe al invitado, Andrés Manuel López Obrador. #ForoCNN alcanza para conocer que piensa el candidato de la izquierda partidista. Algunos afortunados de las redes sociales y los asistentes seleccionados previamente por IPSOS-BIMSA México han preguntado lo que querían al candidato, si lo han metido en apuros, solo al final del programa; si han logrado que AMLO diga lo que piense, varias veces durante la hora que estuvo en el Foro lo hicieron; si el conductor ha preguntado algo coyuntural y AMLO ha esbozado una respuesta coherente, lo ha hecho con el caso WalMart. ¿Qué AMLO estuvo en el #ForoCNN este lunes 23 de abril de 2012?

  1. El mismo de siempre, el AMLO lineal que sacrifica su vida y su postura por el “pueblo”. López Obrador fue sincero ante la pregunta de un “tuitero” al decir que es el mismo del 2006. En efecto, entre su discurso altisonante de 2006 y el amoroso de este 2012 queda su fondo mesiánico.

  2. AMLO es diferente en los temas que toca, redunda, va a la forma, cabila el horizonte, pero no es vertical, no se atreve a ver el fondo y si ve no lo dice.

    La pregunta de un “iReport” sobre si legalizaría la “marihuana” puso al candidato en el clásico “no contestó ni sí, ni no” solo que decidiría a favor de la legalización si beneficia al pueblo. Claro, si ha sacrificado su opinión, su capacidad de decidir, por hacerle caso al pueblo, no interesa qué piensa. No es así, AMLO ha criticado la falta de opinión sobre diversos temas a Enrique Peña Nieto, esta vez López Obrador no ha dado a conocer su opinión, hizo un “peñanietazo”. Aunque pareciera que es preferible como político saber que no te equivocaste, sino que se equivocó el pueblo. En otras palabras, como dijo un expresidente priista, más o menos, mis proyectos no están mal, está mal realidad. No hay definiciones en AMLO, sólo el calculo del voto, eso ha cambiado en él.

  3. AMLO opina sobre corrupción cuando preguntan por su entrañable espadachín Rene Bejarano, responde poniendo el ojo en la paja ajena: en todos lados hay corrupción. Claro que la hay, pero eso no resuelve la corrupción que habita en la izquierda partidista.

  4. Coincido con AMLO, México no está viviendo una crisis, ya está en decadencia. No coincido con López Obrador cuando señala que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) han corrompido al sistema hasta llevarlo a la putrefacción. Al sistema político y régimen de gobierno lo han corrompido el PRI, PAN, PRD, PT, Convergencia, PVEM y Panal. En otras palabras, lo ha corrompido la clase política y AMLO es parte de ella.

    Los partidarios de López Obrador pueden señalar que no es corrupto. Podemos creer que no lo es, pero no pueden negar que ha estado rodeado de muchos corruptos y políticos que pertenecen al pasado autoritario mexicano, como Manuel Bartlett. México está en decadencia porque la clase política está en decadencia. No es normal que la izquierda partidista que luchó por la transición se refugie y pida soldados al pasado autoritario.

  5. AMLO sigue confiando en los principios de su discurso histórico, aquel que fundó en la década de los ochenta y de los pozos petroleros de Tabasco lo condujeron a la ciudad de México. Sus principios y él son cuestiones particulares, pero la realidad, los cambios políticos que ha vivido el país son públicos, de todos. Los principios de AMLO siguen confiando en la idea de un “pueblo bueno” que no se ha corrompido, pero México es corrupto no solo en su clase política. El pueblo es lo ético y antiético, ahí se conjuga todo, se delibera todo. Así que será el “pueblo” quien decida si los principios e ideas de AMLO responden a los problemas de hoy.

  6. AMLO confía en el poder del Estado como vía para resolver los problemas de la sociedad, pero desconfía de las empresas, lo privado al poder público del gobierno. Intenta defender a la educación pública y el acceso a la misma de todos los aspirantes, pero no repela ni analiza el terrible estado de corrupción de la universidad pública. Becas para todos anuncia, porque se gasta más en mantener a un preso. ¿Para qué mantener becado a un estudiante en una universidad pública que se ve envuelta en tomas, protestas y huelgas cada semana? ¿Qué futuro para un estudiante becado en una Universidad como la Autónoma Benito Juárez de Oaxaca? Sus principios o su discurso no reconocen los logros de la Universidad privada, donde hay muchas patito, pero también un pilar paralelo que puede permitir la recuperación de la Universidad pública sin sacrificar una generación más de jóvenes mexicanos.

En conclusión, AMLO es el mismo de ayer en el fondo, cambios en la forma, para eso alcanzaron los años en el “gobierno legítimo”, tersar las palabras por las fracturas creadas en el 2006. El discurso amoroso es el de un culpable que quiere arreglar la parte que le corresponde, aquel que después de la violencia pide perdón y una oportunidad para demostrar que ha cambiado. Aun así, no corre al escarnio público, se para en el #ForoCNN como en una Universidad y dice lo que cree, no tiene ya esa estrategia de antidemócrata troglodita que no quiere debatir como lo hiciera en 2006, ahora quiere ser demócrata, configurar una estrategia “prodemócrata”, no le alcanza, comete el error de sacrificar opinión y postura. No es Enrique Peña Nieto, el que se esconde a lo público para mantener una ventaja, pero tampoco es el AMLO que quiere ser, la estrategia electoral lo detiene.


%d personas les gusta esto: